Saltear al contenido principal

¿Por qué razón visita la gente un Repair Café? Algunos quieren evitar residuos, otros simplemente le tienen afecto a un cierto objeto. Samuel Zwaan de Utrecht tiene un molinillo de café irremplazable de la antigua Alemania del Este.

El molinillo de café ha vivido muchas cosas. Una dictatura. La construcción y caída del Muro. Una mudanza al Oeste. Pero a él no le importa eso. Es más: ya no funciona. Hace un tiempo que dijo “¡PANG!” durante su trabajo diario. Cortocircuito. “Algo técnico soy, pero no lo suficiente para poder reparar esto”, dice Samuel Zwaan. Tirarlo no era una opción para él. Por eso ha acudido al reparador Taco van Boven, en el Repair Café de Utrecht-Este.

Solidez alemana

“Hace unos seis años vivía en Berlín”, comenta Samuel. “Estuve allí unos cuantos años, para mi trabajo como informático. En un mercadillo buscaba un molinillo de café eléctrico. Buscaba que fuese de una marca alemana. Es que los aparatos alemanes tienen fama por su solidez. Y encontré este. Está fabricado en la RDA. Para mí es un trocito de Berlín que me he traído a los Países Bajos.”

Sin piezas de plástico y aluminio

Según el reparador Taco este molinillo de café tiene que tener al menos cincuenta años. “Eso se ve en el hecho que casi no lleva piezas de plástico y aluminio.” Ha separado una pieza, el condensador de supresión, y lo retira con una pinza grande. Es el que ha causado el corto circuito. Sin esa pieza el aparato también funcionará bien, explica Taco.

Observa que el trozo de cable dentro del aparato se ha quemado un poco. También lo retira, cortando el cable un poco. Después de algo de trabajo de soldadura, Taco coloca otra vez todas las piezas en la carcasa. Atornilla la tapa, pone el enchufe en la caja de enchufe y – ¡sí! Las cuchillas vuelven a dar vueltas peligrosamente.

La tesis del reparador Taco van Boven: cuanto más antiguo el objeto, mejor se repara

Samuel está contento. “No sabía si se podría reparar. Sobre todo porque es tan antiguo.” No debería haberse preocupado por eso, dice Taco. Su tesis es: cuanto más antiguo, mejor se repara.

¡Ven también al Repair Café!

¿También tienes un objeto irremplazable que se ha roto? ¡Acércate a un Repair Café cercano!

Volver arriba