Saltear al contenido principal

Cada vez más empresas europeas están dispuestas a aceptar normas cuyo resultado será que los productos nuevos sean más caros y se haga más atractiva su reparación. Así lo manifestó Xavier Houot de la empresa de Schneider Electric, fabricante de productos electrónicos, durante la conferencia sobre el papel de la reparación y la re-manufactura en la economía circular realizada el 30 de septiembre en Bruselas. Según Houot, Europa ya está lista para esto.

A la conferencia, que tuvo lugar en el edificio del Parlamento Europeo, acudieron personas de diferentes países: parlamentarios europeos, representantes de organizaciones del medio ambiente y de consumo, empresas del sector de la reparación y, por supuesto, fabricantes de productos. La Fundación Repair Café también fue invitada a este evento.

No es coincidencia
No es cosa del azar que la conferencia haya tenido lugar a principios de otoño, momento en el que la Comisión Europea tiene que decidir qué tan activamente quiere trabajar en pro de una economía circular, donde los recursos no caducan después del primer uso, sino que se usan nuevamente cada vez.

«La Comisión dará a conocer los planes antes de navidad», señaló Carsten Wacholtz de la European Environmental Bureau (EEB), una de las organizadoras de la conferencia. «Este es pues el momento para destacar la importancia de la reparación y la re-manufactura en pleno corazón de Europa».

Nuevos modelos de negocio
Todos los presentes estuvieron de acuerdo en que ya también es hora de introducir nuevos modelos de negocio, por ejemplo, más formas de arrendamiento. Así, el fabricante de un producto sigue siendo su dueño y es responsable, por lo tanto, de su buen funcionamiento. «Esto animará a los fabricantes a producir artículos duraderos y reparables», manifestó Ida Auken, quien hasta hace poco se desempeñaba como ministro del Medio Ambiente en Dinamarca.

Para demostrar que la reparación no tiene por qué ser una cosa difícil, durante la conferencia no solo se discutió sobre el tema, sino que efectivamente se hicieron reparaciones. Kyle Wiens y Thomas Opsomer de la plataforma de reparación iFixit mostraron al público cómo se puede reemplazar la pantalla del teléfono móvil en solo diez minutos. «Por supuesto hay que contar con el manual y las herramientas adecuadas», dijo Wiens. «Esa es justamente la necesidad que iFixit trata de satisfacer».

Manifiesto
¿Desea saber más sobre la importancia de la reparación en la economía circular? Lea el manifiesto que la Fundación Repair Café, conjuntamente con iFixit y la EEB, entre otros, publicó sobre el tema esta primavera.

Volver arriba